Entrada destacada

Poéticas... y otra antología inconclusa

viernes, 2 de junio de 2017


Viejo, mi querido viejo / Piero


 Para celebrar el día del padre vale pena escuchar algunas canciones que nos animan el alma de quien lidera la autoridad a través de todos los tiempos:

1. Viejo mi querido de Piero
2. Mi querido, mi viejo, mi amigo / Roberto Carlos
3. MI PADRE / Juan de Dios Peza
4. El viejo del espejo de Mario Quintana
5. El alma disponible de Mario Quintana
6. Los Borges de Jorge Luis Borges




                                                              Es un buen tipo muy viejo, 
                                                         Que anda solo y esperando, 

Tiene la tristeza larga, 

De tanto venir andando, 



Yo lo miro desde lejos, 

Pero somos tan distintos, 

Es que creció con el siglo, 

Con tranvía y vino tinto, 



CORO 

Viejo, mi querido viejo, 

Ahora ya caminas lento, 

Como, perdonando al viento, 

Yo soy tu sangre mi viejo, 
Soy tu silencio y tu tiempo, 



El tiene los ojos buenos, 

Y una, figura pesada, 

La edad se le vino encima, 

Sin carnaval ni comparsa 



Yo tengo los años nuevos, 

Mi padre los años viejos, 

El dolor lo lleva dentro, 

Y tiene historia sin tiempo, 



CORO 

Viejo, mi querido viejo, 

Ahora ya caminas lento, 

Como, perdonando al viento, 

Yo soy tu sangre mi viejo, 
Soy tu silencio y tu tiempo, 



Yo soy tu sangre mi viejo...





Mi querido, mi viejo, mi amigo / Roberto Carlos

Esos tus cabellos blancos, bonitos
ese hablar cansado, profundo
que me lee todo lo escrito
y me enseña tanto del mundo.

Esos pasos lentos que ahora
caminando siempre conmigo,
ya corrieron tanto en la vida
mi querido, mi viejo, mi amigo.

Esa vida llena de historias
y de arrugas marcadas por el viento,
recuerdos de antiguas victorias
son lágrimas lloradas al viento.

Tu voz dulce y serena me calma,
y me ofrece refugio y abrigo,
va calando dentro de mi alma,
mi querido, mi viejo, mi amigo.

Tu pasado vive presente
en las experiencias sentidas,
y en tu corazón consciente
de las cosas bellas de la vida.

Tu sonrisa franca me anima
tu consejo sabio me cría
abro el corazón y te digo
mi querido, mi viejo, mi amigo.

Yo, te he dicho casi todo,
y casi todo es poco,
frente a lo que yo siento.

Mirando tus cabellos
tan bonitos
abro el corazón
mi querido, mi viejo, mi amigo...

Mirando tus cabellos
tan bonitos
abro el corazón
mi querido, mi viejo, mi amigo...

Mirando tus cabellos
tan bonitos
abro el corazón
mi querido, mi viejo, mi amigo...

                                                            ---------------------------------------------------------------------------------------------------


MI PADRE / Juan de Dios Peza
Nace en México 29 de junio de 1852 y muere el 16 de marzo de 1910,
poeta muy leído en Latinoamérica en los primeros cincuenta años del siglo XX

Yo tengo en el hogar un soberano
único a quien venera el alma mía;
es su corona de cabello cano,
la honra es su ley y la virtud su guía.
En lentas horas de miseria y duelo,
lleno de firme y varonil constancia,
guarda la fe con que me habló del cielo
en las horas primeras de mi infancia.
La amarga proscripción y la tristeza
en su alma abrieron incurable herida;
es un anciano, y lleva en su cabeza
el polvo del camino de la vida.
Ve del mundo las fieras tempestades,
de la suerte las horas desgraciadas,
y pasa, como Cristo el Tiberíades,
de pie sobre las horas encrespadas.
Seca su llanto, calla sus dolores,
y sólo en el deber sus ojos fijos,
recoge espinas y derrama flores
sobre la senda que trazó a sus hijos.
Me ha dicho: «A quien es bueno, la amargura
jamás en llanto sus mejillas moja:
en el mundo la flor de la ventura
al más ligero soplo se deshoja.
»Haz el bien sin temer el sacrificio,
el hombre ha de luchar sereno y fuerte,
y halla quien odia la maldad y el vicio
un tálamo de rosas en la muerte.
»Si eres pobre, confórmate y sé bueno;
si eres rico, protege al desgraciado,
y lo mismo en tu hogar que en el ajeno
guarda tu honor para vivir honrado.
»Ama la libertad, libre es el hombre
y su juez más severo es la conciencia;
tanto como tu honor guarda tu nombre,
pues mi nombre y mi honor forman tu herencia.»
Este código augusto, en mi alma pudo,
desde que lo escuché quedar grabado;
en todas las tormentas fue mi escudo,
de todas las borrascas me ha salvado.
Mi padre tiene en su mirar sereno
reflejo fiel de su conciencia honrada;
¡Cuánto consejo cariñoso y bueno
sorprendo en el fulgor de su mirada!
La nobleza del alma es su nobleza,
la gloria del deber forma su gloria;
es pobre, pero encierra su pobreza
la página más grande de su historia.
Siendo el culto de mi alma su cariño,
la suerte quiso que al honrar su nombre,
fuera el amor que me inspiró de niño
la más sagrada inspiración del hombre.
Quisiera el cielo que el canto que me inspira
siempre sus ojos con amor lo vean,
y de todos los versos de mi lira
estos dignos de su nombre sean.
EL VIEJO DEL ESPEJO  poema de Mario Quintana

Por azar, me sorprendo en el espejo: ¿quién es ése
tan viejo que me mira?
Sin embargo, su rostro... se vuelve cada vez menos extraño...
Dios mío, Dios mío, parece
mi padre, que murió.
¿Cómo puede mirarme de ese modo?
Ese mirar -duro- interroga:
"¿Qué has hecho tú de mí?"
¿Yo, Padre? Tú eres el que me ha invadido,
arruga a arruga, lentamente... Pero no importa, aún
soy aquel mismo niño temeroso de siempre
y han rodado por tierra, en fin, tus planes...
Un día sin embargo, vi -¡qué inútil, larga guerra!-,
vi sonreír en tus cansados ojos un orgullo triste...
El alma disponible de Mario Quintana
Poeta brasilero, nace en el 30 de julio de 1906 y muere el 5 de mayo de 1994.
    • Antes todos los caminos eran de ida.                  Frases de Mario Quintana
    Ahora todos los caminos son de vuelta.

    La casa es acogedora, los libros, los justos.

    Y yo mismo preparo el té para los fantasmas.  

    •      Los verdaderos analfabetos son los que aprendieron a leer y no leen.
    • De la chimenea de tu casa, una por una van brotando las estrellitas...
    • Sé autodidacta, es decir, ignorante por cuenta propia.



    LOS BORGES de Jorge Luis Borges

    Nada o muy poco sé de mis mayores 
    portugueses, los Borges: vaga gente 
    que prosigue en mi carne, oscuramente, 
    sus hábitos, rigores y temores. 

    Tenues como si nunca hubieran sido 
    y ajenos a los trámites del arte, 
    indescifrablemente forman parte 
    del tiempo, de la tierra y del olvido. 

    Mejor así. Cumplida la faena, 
    son Portugal, son la famosa gente 
    que forzó las murallas del Oriente 

    y se dio al mar y al otro mar de arena. 
    Son el rey que en el místico desierto 
    se perdió y el que jura que no ha muerto.









    REACCIONES:

    0 comentarios :

    Publicar un comentario

    Enlace Unitrópico

    Visitas

    contador de visitas

    Entradas más vistas