Entrada destacada

Roberto Juarroz nos define la biblioteca

sábado, 18 de febrero de 2017

 Es pertinente una nueva reflexión para pensarnos como partícipes de este momento histórico en torno al trabajo en equipo: 

Trabajar en equipo. es comprender que no vivimos solos en el mundo. Son tantas ideas que señalan la misma ruta: somos lo que el otro nos posibilita o nos niega; y, a su vez, los otros son lo que uno le posibilita o niega. Las preguntas que hoy nos hacemos inician y concluyen por el rol que cada uno de los participantes juega en el momento en un proceso específico al cual muchas veces no es consciente de su pertinencia. Las abejas de la colmena no saben para quién fabrican su miel y, a pesar de ello, no facturan salarios y ni cuentan con prestaciones sociales ni vacaciones ni cotizan cesantías. Jean- François Lyotard en su texto "La Condición Posmoderna": informe sobre el saber, indica  palabras más palabras menos, como origen del conocimiento la pregunta de alguien y cómo otro alguien da una respuesta procurando explicar a través de procesos aquellas actividades tales como  indagar, diseñar, crear, corregir, verificar, sustentar, demostrar y volver a preguntar involucradas en la construcción de nuevos conocimientos... siempre pensando en los demas.




Cuando aprendemos a contar con el otro, debemos involucrarnos con sus preguntas y, en esa ruta vemos cómo se consolidan sus sueños. Los sueños propios y los ajenos, los sueños individuales y los sueños colectivos. También comprendemos que los sueños también se clasifican: Hay  sueños de sueños: los hay que se los lleva el viento y los hay que se vuelven realidades. Los hay en la literatura, desde Don Pedro Calderón de la Barca nos enseña que ¡los sueños, sueños son! hasta los muchos poetas que responden a esa pulsión innata del ser humano: ¡Cantar! ... Cada poeta, en algún momento cuida sus sueños en un cuaderno de los de antes. Ahora en blogs, wiki, en las nubes, en la memorias y en el corazón de los que afortunadamente todavía sucumben al elixir del amor.

Para matizar esta reflexión, inconclusa por demás, ambiento con dos fábulas que las facultades de administración han usado con mucha frecuencia y la letra de una canción cuyo enlace ya fue referenciado en este mismo blog:

1. Todo por una tecla
2. Asamblea en la carpintería
3. Somos los demás de los demás
4. El hombre que mira más allá de sus narices
5. Otredad, muchas miradas
6. Una mano de Gonzalo Arango






TODO POR UNA TXCLA

 Aunqux mi máquina dx xscribir xs antigua, funciona bastantx bixn, xxcxpto una dx sus

 txclas. Sin xmbargo, muchas vxcxs mx hubixra gustado qux funcionara pxrfxctamxntx. xs 

vxrdad qux cuarxnta y sxis txclas van bastantx bixn, pxro la única qux falla, sx nota 

considxrablxmxntx. xn ocasionxs, mx parxcx qux nuxstra organización xs como mi máquina 

dx xscribir. xn xlla no toda la gxntx “clavx” trabaja como dxbx. Puxdxs pxnsar: “Buxno, yo 

sólo soy uno. No sx va a notar dxmasiado”. Pxro, ya sabxs, para qux la organización sxa 

xficaz nxcxsita dx la participación activa dx todos sus mixmbros. La próxima vxz qux 

pixnsxs qux tu xsfuxrzo no xs nxcxsario, rxcuxrda mi vixja máquina dx xscribir y pixnsa: 

“soy una pxrsona clavx”






ASAMBLEA EN LA CARPINTERÍA

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña y curiosa asamblea: se reunieron las herramientas para tratar de arreglar sus diferencias.

El martillo tomó la palabra y quiso ejercer la presidencia, pero la asamblea le notificó que debía renunciar. ¿La causa? ¡Hacía demasiado ruido! Y además se pasaba todo el día golpeando.
El martillo, tras un instante de vacilación, aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo. Dijo que era muy retorcido y que había que darle muchas vueltas para que sirviera para algo.
Ante este ataque, el tornillo aceptó también su culpa, pues reconoció que era verdad. Pero inmediatamente pidió la expulsión de la lija: ¡era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás!
La lija estuvo de acuerdo, a condición de que también fuera inhabilitado el metro, pues siempre se lo pasaba midiendo a los demás según sus medidas, ¡como si fuera el único perfecto!
En estas estaban cuando entró el carpintero. Se puso el traje de faena e inició su trabajo. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo, y, finalmente, de una tosca madera inicial fabricó un bonito mueble.
Cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó con más fuerza sus deliberaciones. Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo:
- Señores, ha quedado demostrado que tenemos muchos defectos, pero el carpintero se fija y trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos más en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos.
La asamblea, tras unos instantes de estupor, encontró que el martillo era fuerte, que el tornillo unía y daba consistencia, que la lija era especial para limar asperezas y que el metro era preciso y exacto.
Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de la mejor calidad. Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.
Y desde aquella asamblea, sin que nos demos cuenta, ese equipo no ha dejado de servirnos y hacernos la vida más fácil y agradable.






 Los Demás
 autor e interprete: 
Alberto Cortez
  


"Nunca estamos conformes del quehacer de los demás
y vivimos a solas sin pensar en los demás,
como lobos hambrientos, acechando a los demás,
convencidos que son nuestro alimento, los demás.

Los errores son tiestos que tirar a los demás;
los aciertos son nuestros y jamás de los demás;
cada paso un intento de pisar a los demás,
cada vez mas violento es el portazo a los demás.

Las verdades ofenden si las dicen los demás,
las mentiras se venden, cuando compran los demás;
somos jueces mezquinos del valor de los demás
pero no permitimos que nos juzguen los demás.

Apagamos la luz que, por amor a los demás,
encendió en una cruz, El, que murió por los demás;
porque son ataduras, comprender a los demás,
caminamos siempre a oscuras sin contar con los demás.

Nuestro tiempo es valioso, pero no el de los demás;
nuestro espacio, precioso, pero no el de lo demás,
nos pensamos pilotos del andar de los demás;
""donde estemos nosotros... que se jodan los demás"".

Condenamos la envidia, cuando envidian los demás,
más lo nuestro es desidia, que no entienden los demás.
Nos creemos selectos entre todos los demás;
seres ""pluscuamperfectos"", con respecto a los demás.

Y olvidamos que somos, los demás de los demás;
que tenemos el lomo como todos los demás,
que llevamos cuestas, unos menos y otros más,
vanidad y modestia como todos los demás...

Y olvidando que somos los demás de los demás,
nos hacemos los sordos, cuando llaman los demás
porque son ""tonterías"" escuchar a los demás,
lo tildamos de ""manía"" al amor por los demás.
"



HOMBRE QUE MIRA MÁS ALLÁ DE SUS NARICES 
(poeta uruguayo - vive desde 1920 a 2009)
Hoy me despierto tosco y solitario
no tengo a nadie para dar mis quejas
nadie a quien echar mis culpas de quietud

sé que hoy me van a cerrar todas las puertas,
que no llegará cierta carta que espero,
que habrá malas noticias en los diarios,
que la que quiero no pensará en mí
y lo que es muchísimo peor
pensarán en mí los coroneles
que el mundo será un oscuro
       paquete de angustias
que mucho otros        aquí o en cualquier parte
       se sentirán también toscos y solos
que el cielo se derrumbará
       como un techo podrido
y hasta mi sombra
       se burlará de mis confianzas

menos mal
que me conozco

menos mal que mañana
o a más tardar pasado
sé que despertaré alegre y solidario,
con mi culpita bien lavada y planchada,
y no sólo se me abrirán las puertas
       sino también las ventanas y las vidas,
y la carta que espero llegará
       y la leeré seis o siete veces
y las malas noticias de los diarios
       no alcanzarán a cubrir las buenas nuevas
y la que quiero
       pensará en mi hasta conmoverse
y lo que es muchísimo mejor
       los coroneles me echarán al olvido
y no sólo yo        muchos otros también
       se sentirán solidarios y alegres
y a nadie le importará
       que el cielo se derrumbe
       y más de uno dirá que ya era hora
y mi sombra empezará a mirarme con respeto

será buena
tan buena la jornada
que desde ya
mi soledad se espanta.


OTREDAD, MUCHAS MIRADAS 
OTREDAD, MUCHAS MIRADAS
Una revisión de emiro



El otro: aquello que nunca fuimos, ni somos ni seremos pero que nos incumbe reconocer.





Filosofía


Una larga tradición filosófica nos lleva al concepto de otredad a partir de la alteridad y la oposición. Al punto que Jean Paul Sartre (filósofo francés, 1905 a 1980) desde el existencialismo acuña el término y en sus obras de teatro sustenta la tesis de que “el infierno son los demás”

Con Enmanuel Kant y su filosofía de "colocarnos en el lugar del otro". Su aporte a la historia de la filosofía va desde el pensamiento ético hasta el intento de separación de las corrientes filosóficas empíricas de las racionalistas.

El posmodernismo orienta su reflexión en el concepto de la otredad y su representante más destacado es François Lyotard.


Sociología

Es también lo heterogéneo, basado, entre muchas definiciones producto de una pluralidad de relaciones con múltiples sentidos.  
Significa, además,  observar la existencia de los demás como algo positivo, que me complementa, que ayudan a construirme con mi propia identidad.


Antropología
Todo aquello que difiere del nosotros cultural; que no es propio de los parámetros sociales a los cuales se está habituado.
Reúne interpretaciones de construcciones diversas de modelos del otro cultural.



Literatura
Según Octavio Paz la otredad es la perdida y la búsqueda; es el otro y su contrario; es cara y cruz; es la complementariedad. Bien lo resume este poema:

Para que pueda ser he ser otro,
salir de mí, buscarme entre los otros,
los otros que no son si yo no existo,
los otros que me dan plena existencia.


Sinónimos


Alteridad

Antónimos


Mismidad (según Paul Ricoeur y Gabriel Zaid) (Sobre Gabriel Zaid, hay una página exclusiva en FE DE ERRATAS)


ÑAPA 

Una mano más una mano
no son dos manos, son manos unidas.
Une tu mano a nuestras manos
para que el mundo no esté en pocas manos
sino en todas las manos

Gonzalo Arango

WEBgrafía:

Julián Pérez Porto y María Merino.  Definición de otredad. Publicado: 2013. Actualizado: 2015.
En:  http://definicion.de/otredad/  (recuperado para el boletín 18.02.2017)

Javier Alegre y Flavio Guglielmi.  Exploración de la otredad en la filosofía contemporánea.  En: Nuevo itinerario, revista digital  de  filosofía.  http://hum.unne.edu.ar/revistas/itinerario/revista2/articulo02.pdf

 Concepto de otredad - En: http://deconceptos.com/ciencias-sociales/otredad#ixzz4Z4XI4gJM






REACCIONES:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Enlace Unitrópico

Visitas

contador de visitas

Entradas más vistas