Entrada destacada

Roberto Juarroz nos define la biblioteca

jueves, 12 de mayo de 2016





CON LOS MAESTROS 
APRENDEMOS 
A SER SERES HUMANOS

Por Luis Emiro Álvarez
biblioteca Unitrópico

mayo 2016

La cultura refrenda rutas que la educación orienta y transforma. Esta tarea es cotidiana porque contribuye a la formación de hábitos de vida. Es noble porque visibiliza el norte cuando los demás solo se encandilan entre la nebulosa del pesimismo. Es una de las tareas donde la autoridad fragua las pruebas del respeto, la solidaridad y la presencia del otro. 

Instiga a la curiosidad  y propicia el ambiente para aprender preguntando,  para ensayar y para desafiar las equivocaciones, como el sembrador que siempre está atento a los cambios de luna, prevé cambios e intuye presupuestos.

La tarea de educar es tan ventajosa como la del gaviero, aquel marino que otea el horizonte entre la bruma de altamar, sin amedrentarse por las afugias que trae la tormenta o el ímpetu del sol durante largas y extenuantes jornadas. Sabe que entre más amenazante sea la circunstancia, mayor rigor debe exigir en la tarea que orquesta entre su alumnado.

Su abstracción oscila entre lo objetivo y lo ideal; entiende que mientras la duda lo carcome se puede hundir el barco, pero cuando toma el timón con la fuerza de la decisión quienes le escuchamos conocemos los frutos de la paciencia y la cordura.

Son los educadores los que nos han indicado el cómo y el cuándo ante la confrontación; el dónde y el por qué cuando la vacilación se cree dueña de la escena; con su ejemplo aprendemos a ser seres humanos. Por eso no es exagerado afirmar que hoy la sociedad requiere a los educadores al frente, cuya urgencia la determina el reconocimiento de lo humano, de todo los que sea humano y de todo lo que depende de lo humano. A escuchar o a escribir, a hablar o a callar, a intervenir o a esperar, a rendir cuentas o acreditar informes.  Sé es maestro cuando también aprende del alumnado que le sigue si su autoridad no flaquea.

Su concreción se consolida con el ejemplo. El desafío de hoy va hasta donde los educadores los confrontan con las herramientas que la experiencia les permite esgrimir al comprender que la tarea de aprender es inacabable; revisar una vez más y volver a revisar ese hacer en contexto al que las exigencias contemporáneas nos presionan. Esta tarea la vienen haciendo al educar desde tiempos inmemoriales. Allí radica su autoridad. Entre todos alumnos y maestro vamos construyendo el saber pero es el maestro el que indica la primera y la última pauta. Con los maestros que llevan la batuta sabemos cuándo empieza y cuando termina el espectáculo.
https://ssl.gstatic.com/ui/v1/icons/mail/images/cleardot.gif



REACCIONES:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Enlace Unitrópico

Visitas

contador de visitas

Entradas más vistas