Entrada destacada

Poéticas... y otra antología inconclusa

jueves, 3 de marzo de 2016

2016 año internacional de las legumbres






Nada de lo que colma el universo fue suyo.
Ni el árbol, ni la fiera.
Ni el ave, ni el camino.
Ni el día promisorio. Ni la noche.
Ni la tierra florecida y abierta.
Ni la estrella oscilante. Ni el amor.
Ni la mujer surco y simiente.
Ni el tibio recate de un alero. Ni la prole.
Ni el agua mansa que huía de sus manos.
Ni el fruto, resumen de un dolor.
Siempre supo que las cosas eran ajenas.
Y desde la primera mañana de su vida
su duro aprendizaje fue decir:
-la tierra de mis amos-
-el reino de mi padre-
-la mujer de mi hermano-
-la estrella de los cielos-
-la casa del señor-
Nada fue suyo.
Ni el sitio exiguo de la tierra
que hoy abonan sus huesos
donde su sombra duerme
su larga y dura noche.
Omar Carrejo
Colombiano (¿?)


En el patio de mi casa


En el patio de mi casa
un arbolito nació.
De mañana yo lo cuido
de noche lo cuida Dios.

Muchachito milagrero,
barbechito de maíz,
no es cierto que yo lo cuide
es él quien me cuida a mí.

Loco tiempo, loco tiempo,
cuidar, vivir y cantar,
la planta de los pastores
ayuda el tiempo a durar.

Quiero llegar a mi patio
y ver la planta crecer,
jugar con su primavera,
quedarme quiero, después.




Preguntitas sobre Dios (o Las preguntitas)


Un día yo pregunté:
¿Abuelo, dónde esta Dios?
Mi abuelo se puso triste,
y nada me respondió.

Mi abuelo murió en los campos,
sin rezo ni confesión.
Y lo enterraron los indios
flauta de caña y tambor.

Al tiempo yo pregunté:
¿Padre, qué sabes de Dios?
Mi padre se puso serio
y nada me respondió.

Mi padre murió en la mina
sin doctor ni protección.
¡Color de sangre minera
tiene el oro del patrón!

Mi hermano vive en los montes
y no conoce una flor.
Sudor, malaria y serpientes,
es la vida del leñador.

Y que naide le pregunte
si sabe dénde esta Dios:
Por su casa no ha pasado
tan importante señor.

Yo canto por los caminos,
y cuando estoy en prisión,
oigo las voces del pueblo
que canta mejor que yo.

Si hat una cosa en la tierra
más importante que Dios
es que naide escupa sangre
pa’ que otro viva mejor.

¿Qué Dios vela por los pobres?
Tal vez sí, y tal vez no.
Lo seguro es que Él almuerza
en la mesa del patrón.


REACCIONES:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Archivo del blog

Enlace Unitrópico

Visitas

contador de visitas

Entradas más vistas