Entrada destacada

Roberto Juarroz nos define la biblioteca

jueves, 7 de marzo de 2013


ANTIGONA

El hermano yace de espaldas al destino
Parece que viniera de un vientre con olor
a recuerdo.

Antífona siente de pronto una explosión
Un batallar de aguas transparentes
Que surgen del mismo sitio de la imagen
En su pupila, detenida en la muerte.

Una necesidad, una urgencia de involucrarlo
Mientras consume su último calor.
De frente a la estatura de la mujer
Impredecible, un minotauro gesticula
Palabras lapidarias.

La ceremonia culmina con el ahogado grito
De Antífona atravesada en sus entrañas
Por un niño que regresa al lugar
Más antiguo de la tierra.


INÉS POSADA




LAS MUJERES

No me hago ilusiones con las mujeres.
Las más jóvenes son ninfas
y habitan en las playas,
las praderas, los lugares claros al sol.
Las ya maduras son hadas,
en las casas,
los almacenes del centro, los supermercados.
Las ya viejas son brujas,
sentadas en mecedoras aparentan tejer o dormir,
pero sólo piensan en el modo
de perturbar vidas ajenas.
De cierto que estas tres clases de mujeres
se combinan perfectamente en cada una,
a pesar de lo cual la mujer sigue siendo necesaria.
La ninfa apenas coloreada da color a los días,
las hadas hacen prodigios, porque alguien debe hacerlos,
y el mal que las brujas urden
pone en el cuadro de los días aquellos tintes dramáticos.
En cuanto a mí,
necesito imprescindiblemente de las mujeres
para el amor o para el odio,
para organizar o para desorganizar mi vida,
para nacer, vivir, morir,
regresar a la primitiva ánfora que me contuvo
y bañarme en las fuentes de la vida
donde ninfas, hadas y brujas danzan
en su eterna comedia de equívocos.
Necesito, sí, mucho, de las mujeres.
Amantes, madres, hermanas, esposas, hijas,
a todas las reconozco y a ellas me consagro.
Estoy a su lado en cualquier momento
y en éste, especialmente,
preciso de alguna con urgencia.
Ninfa, hada, bruja –no importa,
Necesito una mujer desesperadamente.
No sé para qué,
pero si viene lo averiguo. 


LUIZ SPERB LEMOS

CARTA A UNA MUCHACHA


Es necesario que sepas que, con ser bonita, Sólo estás cumpliendo con la más elemental de tus obligaciones. Sé, por lo tanto, humilde al compenetrarte con tu belleza. Tú debes ser bonita y el deber es una cosa muy seria. Estás en la flor de tu edad Y todas las flores son lindas cuando se abren. ¡Ay de ti si no fueras linda!

¿Y el mundo? ¿Qué sería del mundo sin tu belleza?

Ocurrirían cosas muy tristes. Por ejemplo, la crónica roja perdería mucho interés, los nacimientos disminuirían y el chismorreo de las comadres se volvería insípido. Pecarías gravemente si fueras fea, porque Dios te hizo para adornar el mundo.

¿Y qué podrías ser, si no fueras bella? ¿Culta? ¿Inteligente? ¿Dechado de responsabilidades? ¿Experta gramatical? Serás todo eso a su debido tiempo. Serás hasta una señora que habla en demasía, para después ser, ciertamente, una señora que ya no hablará más.

Mientras tanto lo importante es que sigas siendo bella. Existe un interés universal en tu belleza. Vuela en busca de tu perfume. La flor es perfumada. Ponte frente al espejo, toma el peine, el cepillo
y todos los colores del arco iris.

Y lleva la aflicción al mundo. Para eso fuiste destinada. 




LUIZ SPERB LEMOS

EXAMEN DE CONCIENCIA

Definitivamente
no soy santa
he transgredido
toda norma
todo mandamiento
toda ley.

Definitivamente
no soy sabia
me he equivocado tanto
y tan seguido
que aún queda el asombro
de haber llegado hoy.

Definitivamente
no soy poderosa
a duras penas puedo
vestirme y soportarme
y eso es todo…
tampoco he sido
nunca
profeta
(ni en mi tierra)
y toda profecía
sobre mí
se hace dudosa
definitivamente…




BEATRIZ EUGENIA VALENCIA



TODAVIA


Cantaba una mujer, cantaba
sola creyéndose en la noche,
en la noche, felposo valle.


Cantaba y cuanto es dulce
la voz de una mujer, esa lo era.
Fluía de su labio
amorosa la vida…
la vida cuando ha sido bella.


Cantaba una mujer
como en un hondo bosque, y sin mirarla
yo la sabía tan dulce, tan hermosa,
cantaba,
todavía  canta…



AURELIO ARTURO



URGENTEMENTE

Es urgente el amor.
Es urgente un barco en el mar.


Es urgente destruir ciertas palabras,
soledad, odio y crueldad,
algunos lamentos,
muchas espadas.


Es urgente inventar alegría,
Multiplicar los besos, las mieses,
Es urgente inventar rosas y ríos
Y mañanas claras.


Cae el silencio en los hombres y la luz
Impura, hasta doler.
Es urgente el amor, es urgente
Permanecer.


EUGENIO DE ANDRADE



ELLAS ESCRIBEN CARTAS DE AMOR

Escriben hasta que se acabe la luz
hasta que se apague la llamita.

Escriben en los baños en las oficinas
escondidas de los maestros y de las ratas.

Escriben todavía sin descanso
para acostar en el fondo de los baúles
cositas muertas las letras pegadas al papel
la sofisticación de las palabras
que quisieron hacer
alguna travesía nunca exacta.

Ellas escriben cartas de amor con preámbulos
papelitos puestos una y otra vez
de manera diferente
lanzados desde el globo de la astucia como una queja

Desde el hospital desde el castillo
donde aparecen las sombras que no pudieron asirse
con tanto temor con bajar de un pedestal húmedo

Sonámbulas ellas escriben
sin otra técnica que un corazón ligeramente corrompido
con las feroces garras de los años sin acontecimientos

Arrancando un deseo profano por la máquina de escribir
por la tinta azul petrificada en las noches de espera

Ellas escriben para convencer a alguien
para convencer a una sola persona
que tal vez no ha venido
o se ha perdido definitivamente
entre la multitud.

REINA MARÍA RODRIGUEZ


TERESITA NACIONAL


¡Cómo me gusta Teresita!
Teresita no es santa, pero debe ser de Jesús.
Teresita no es francesa, ni fue nacida en Lisieux.
Pero sus ojos parecen a veces ser de lis.
(Con ellos, Teresita consigue todo lo que quiere
y después nadie tiene la culpa,
porque sus ojos son azules y dorados al mismo tiempo).
Teresita no tiene rosa alguna en el pecho.
En el pecho tiene sus dos senos
de puntitas rosadas, si no me equivoco.
¿Qué culpa tiene Teresita si todas las santas del mundo
son siempre francesas, españolas o italianas?
Teresita es nacional.
Pregunto a las autoridades eclesiásticas:
¿Qué fue lo que hicieron, que les impide ser canonizadas,
nuestras Teresas nacionales?
Teresita no hace llover rosas, que yo sepa.
La única flor que tenía, hace mucho tiempo la perdió;
estaba en su propio cuerpo,
brotaba del limo de la tierra, no que hubiera caído del cielo.

Hablando con franqueza, me gusta mucho Teresita.
Sé que Teresita no es santa,
pero, para mí, es de Jesús.
¡Tiene que ser!
Pues me arrancó, suspirando repetidamente,
aquel “¡Dios mío!, Dios mio!”,
en el instante supremo de nuestro placer, con lágrimas de
          amor en los ojos,
y eso, justicia divina le sea hecha,
ninguna santa milagrosa lo logró jamás.

MARIO QUINTANA


GALLINA CLUECA


Gallina clueca que pasa seria,
todos te dejan pasar.
Hasta el gallo te respeta entre las otras.
Gallina que sabe lo que quiere,
que tiene un destino,
responsable, comprometida,
¡casi me das miedo!
Tuviese yo tu fuerza y nada me detendría.
Daría como tú, un  paso más en el proyecto de la creación.
¡Ah, cómo te bastas!
Poco te importa el agua que bebes,
el aire que respiras, el maíz que comes.
Te alimenta la Verdad Eterna.
el verbo en ti se hace gallina
y habita entre nosotros.
En modo alguno me atreveré a comerte.
Respetaré en ti la certeza
que es la poesía cacareando en el patio.
¡Quien te ve y quien te vio
en el tiempo de tus gallinaceos!
Eras de todos los gallos
y nadie adivinaba la gravedad del asunto que estabas
preparando.
Eres el evangelio escarbando en el suelo del gallinero.
El suelo está sucio mas no te tocan las impurezas.
Mientras tú existas nada estará perdido.
El universo estará siendo re-creado de nuevo,
en un desorden de plumas y cacareos,
camino, verdad y vida de la gallina clueca.


LUIZ SPERB LEMOS


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 





NUESTRAS VOCES FEMENINAS

Una antología con la cual se propició una mirada poética del asunto femenino, en voces muy latinoamericanas que dieran cuenta del acervo cultural de la mujer, desde su aporte  en su dimensión histórica.

A continuación la relación de la antología:

Antígona /  Inés Posada
Las mujeres / Luis Sperb
Carta a una muchacha / Luis Sperb Lemos
Examen de conciencia / Beatriz Eugenia Valencia
Todavía / Aurelio Arturo
Urgentemente / Eugenio de Andrade
Ellas escriben cartas de amor / Reina María Rodríguez
Teresita Nacional / Mario  Quintana
Gallina Clueca / Luis Sperb Lemos



                                                                                                                                       marzo de 2006

Seleccionan Yuldana y Emiro


REACCIONES:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Enlace Unitrópico

Visitas

contador de visitas

Entradas más vistas